Cómo mantener los drivers de tus servo sistemas en las mejores condiciones

Para el correcto funcionamiento de un servo sistema tan importante es el buen funcionamiento del motor como el del driver. Por lo tanto debemos prestar atención a los equipos electrónicos, saber qué condiciones les afectan negativamente y tratar de evitarlas o solucionarlas.

Factores que afectan negativamente a nuestros equipos electrónicos.

Los cambios de temperatura, el polvo, la humedad y las horas de trabajo afectan a los componentes y a las conexiones, deteriorándolas. Este deterioro provoca un aumento de la resistencia al paso de la corriente que puede falsear las lecturas reales y producir un efecto de sobrecalentamiento.

Los cambios de temperatura y en especial el sobrecalentamiento provocan la dilatación y contracción de los materiales. Esto puede debilitar las conexiones y los puntos de soldadura.
La acumulación de polvo provoca el aumento de temperatura, especialmente por el hecho de que disminuye el rendimiento del ventilador, e incluso puede llegar a bloquearlo. Además, el polvo forma una película sobre los componentes y las conexiones que puede disminuir el rendimiento del equipo y, a la larga, puede producir fallos intermitentes o falsos contactos.
En lugares con una humedad ambiental elevada se pueden producir condensaciones en el interior de los equipos que pueden provocar la corrosión  de los componentes, llegando a producir cortocircuitos entre dos pistas, conectores o pins de los chips adyacentes, y provocando fallos.
Las horas de funcionamiento provocan el desgaste de algunas piezas, en especial de los transistores y fuentes de alimentación. Si la fuente de alimentación no funciona correctamente debe ser sustituida lo antes posible para evitar daños más graves en el equipo.

Cómo proteger los equipos

  1. Mantener la temperatura ambiente entre 20 °C y 25 °C. Si, por ejemplo, la temperatura de funcionamiento de un variador de velocidad aumenta en 15°C, su vida útil será tres veces menor.
  2. Evitar el polvo. Como indicaba antes, la acumulación de polvo en el interior de los equipos puede provocar incluso el mal funcionamiento de los motores e incidir en paros de producción.
  3. La humedad ambiental debe situarse entre el 40% y el 55%. Este rango de humedad ambiental es lo suficientemente alto para evitar la electricidad estática y lo suficientemente bajo para evitar la condensación.
  4. Situar los equipos en armarios o salas con los factores ambientales controlados ayudará a que la vida de los equipos sea más larga y a minimizar su mantenimiento. Esta opción no siempre es factible, pero lo que sí podemos hacer es tener los drivers y controladores lo más limpios posible.

Para tenerlos limpios no basta con quitar el polvo o la suciedad por fuera, es necesario quitar la tapa y limpiarlos por dentro. Para esto existen en el mercado una amplia variedad de productos, pero si no estamos muy seguros de cómo y dónde aplicarlos lo mejor es limpiar con los espráis de aire comprimido y evitar líquidos y productos que puedan perjudicar en lugar de ayudar.

La mejor opción en caso de duda es acudir a un profesional, de esta forma además de limpieza se realizará un mantenimiento adecuado de componentes, conexiones y software.