Imanes rotos en un servomotor, cómo evitarlo?

En este artículo os explicaremos una avería poco común, pero que es muy importante poder evitar.

Los servomotores pueden sufrir daños severos por causa de la desunión o rotura de los imanes.

Solemos pensar qué si el servomotor gira correctamente y no sale ninguna alarma en el Driver o controlador, es que funciona correctamente, pero en ocasiones los servomotores no funcionan tan bien como nos pensamos y algunas averías están empezando a suceder sin que nos percatemos hasta que es demasiado tarde.

Este tipo de averías suelen tener un plazo de reparación largo, y en el caso de no disponer de un servomotor de recambio podemos estar varios días con la máquina parada.

Figura 1 – Un ejemplo claro de la rotura de un imán de un servomotor.

Figura 2 – La rotura del imán de la Fig1 ha provocado el roce en el estator del servomotor que vemos en la imagen.

Las 3 causas más probables de rotura de imanes

 

1 – Por altas temperaturas. Si un servomotor está mucho tiempo trabajando a una temperatura excesivamente alta, con el tiempo los imanes pierden fuerza y pueden llegar a despegarse y desunirse del rotor.

A veces el motor se bloquea y se para sin causar más daños, pero otras, el imán o imanes se rompen y provocan averías más graves, como daño en la bobina Fig:2 y sobre todo y muy posiblemente causar la rotura del hilo de cobre, lo que provoca que se tenga que rebobinar el motor.

2 – El paso de corriente eléctrica a través del motor. Su exposición prolongada puede provocar el despegue de los imanes y perjudicar seriamente los rodamientos del motor. Para comprobar dicho paso de corriente se puede usar el equipo de SKF TKED1, que nos permite en todo momento hacer un seguimiento sobre el paso de corriente eléctrica en nuestras máquinas.

Si se rompen los imanes y no disponemos de recambio el motor quedaría irreparable.

Figura 3 – Imán suelto del rotor.

3 – La rotura de un rodamiento. Esta también puede ser una causa de despegue y rotura de imanes, al romperse el rodamiento facilita la fricción del paquete de imanes con el estator.

Figura 4 – Rodamiento roto

Los factores que pueden causar una de estas tres averías son muy variables, por lo que resulta clave hacer un buen control de nuestras máquinas tanto mecánica como eléctricamente.

 

Si tenemos en cuenta que todas las partes están relacionadas entre si, se hace vital tener un control periódico sobre todas ellas. Un buen cableado facilita el buen funcionamiento del servomotor y la comunicación con el Driver, que es otra parte esencial y que tenemos que mantener en un lugar limpio de polvo, sin humedad y bien ventilado.

Las partes mecánicas de la máquina se tienen que engrasar y revisar a menudo, ya que ayudan a que el motor no trabaje forzado y siempre tenga la temperatura idónea de trabajo.

 

Para el paso de corriente eléctrica es necesario tener las máquinas bien aisladas eléctricamente a través de un buen cable de tierra, sus filtros correspondientes y vigilar la electricidad estática.

 

Para tener siempre los rodamientos en buen estado, aparte de controlar los puntos expuestos en este articulo, hay que hacer un buen mantenimiento preventivo y sustituirlos cada cierto tiempo.

 

Los pequeños aumentos de temperatura nos pueden estar indicando que alguna de las partes de nuestra máquina no está funcionando como es debido por lo que los controles regulares con una cámara termo gráfica TKTI 21 de SKF nos pueden ayudar a anticiparnos y a evitarnos paradas de producción imprevistas.

 

En el video pueden ver un caso real de un servomotor Bosch Rexroth MKD041B-144-KG0-KN con los imanes despegados.